¡Hola profes molones! Hoy queremos compartir con vosotros una serie de 10 cuentos infantiles que sirven para trabajar la llegada de la estación de otoño. El otoño es una estación muy característica de las cuatro estaciones del año, en la que se caen las hojas de los árboles, estas pierden la clorofila y adquieren colores rojizos, se celebra Halloween, es temporada de castañas y calabazas y el tiempo se enfría, distando mucho de la estación de verano.

 

1. La calabaza rodante.

Cuentos para niños de otoño

Autor/a: Junia Wonders

Ilustrador/a: Daniela Volpari

En esta historia una niña persigue su calabaza gigante por toda la ciudad con alguna ayuda en el camino. Su nombre es María Pequeña y ella baja corriendo de la colina gritando: «¡Ayuda! ¡Mi calabaza gigante se va rodando! ¡Allí va, rodando y girando, sin señas de detenerse! ¡La-lala-larí! ¿Qué podría hacer aquí?». La historia es simple pero dulce. La repetición hace que sea fácil para los niños pequeños comprender y leer.

2. Corre, corre, calabaza.

Recomendaciones de cuentos infantiles de otoño

Autor/a: Eva Mejuto

Ilustrador/a: Andre Letria

En este cuento la protagonista es una viejecita que, de camino a la boda de su nieta, se encuentra con tres animales: un lobo, un oso y a un león que quieren comérsela. Ella convence a los animales para que la esperen a su regreso del convite y, después de la celebración, la nieta y la viejecita traman un plan muy original para burlar a las tres fieras malvadas.

3. La castañera Felipa.

Cuentos infantiles para el otoño

Autor/a: Bel Olid

Ilustrador/a: Mercè Canals

Este cuento se inspira en el cuento clásico de la castañera pero de una forma moderna y original. La protagonista es la «Abuela Felipa» quien, cada año, con la llegada del otoño, pone su puestecito de castañas y boniatos asados frente al colegio del pueblo. De repente, un día abrieron un gran supermercado frente a su puesto y ella dejó de vender castañas y boniatos, pues todo el mundo los compraba en el súper. Felipa tuvo que cerrar su puesto muy triste. A raíz de su partido, comenzaron a perderse tradiciones en el pueblo, por lo que todos los habitantes del pueblo la convencieron de que volviera a montar su puestecito.

4. ¡En otoño, castañas!

Cuentos infantiles de otoño

Autor/a: Gemma Armengol

Ilustrador/a: Òscar Julve

En esta historia, las protagonistas Mariquita Antoñita y su prima Marta, salen de paseo con el comienzo de la estación de otoño. En su paseo van recolectando setas. De repente, escuchan un gran estruendo y un puñado de bolas con pinchos (castañas) les caen justo delante de las narices. Entonces apareció el gusano Manuel llorando y les cuenta que vivía dentro de una castaña que han asado y, por lo tanto, ha perdido su hogar. Las dos mariquitas le proponen vivir en una seta y, después de instalarse, se despiden de él y emprenden su camino de vuelta a casa.

5. ¡Llegó el otoño!

Recomendaciones de cuentos para niños

Autor/a: Ávelin

Ilustrador/a: Montse Santamaría

En este cuento el otoño ha llegado y, por lo tanto, comienzan a caer las hojas de los árboles. Los animales del bosque han quedado con Lobito pero no le encuentran por ningún sitio. El señor Conejo, el señor Zorro, la señora Jabalina, el señor Oso y la señora Osa lo buscan por todas partes. ¿Dónde estará Lobito? ¿Se habrá perdido?

6. Cuentos de otoño de Lucía, mi pedriata.

Recomendaciones de cuentos de otoño para niños

Autor/a: Lucía Galán

Ilustrador/a: Hervé Le Goff

En este cuento Lola y su hermano Toni son los protagonistas y tienen muchas ganas de que empiece la estación de otoño. Aparte de ser una estación preciosa, los dos hermanos están muy entusiasmados y nerviosos porque también da pie al comienzo del colegio. En el colegio, Lola conocerá a Álvaro, un niño con una enfermedad rara con el que descubrirá que «no somos raros, somos extraordinarios». Además, Lola también se pondrá malita con una otitis y acudirá a su pediatra Lucía, quien le explica con dulzura qué es una otitis y por qué duele tanto.

7. El libro del otoño.

Cuentos de otoño para niños de primaria

Autor/a: Varios Autores

Ilustrador/a: Marta Biel

Este cuento es perfecto para los más pequeños pues contiene frases sencillas y muy cortas, además de letra pautada. El cuento habla principalmente de la llegada del otoño y sus características: el cambio de color de los bosques, la llegada del frío, el comienzo de las lluvias, los animales cobijándose en madrigueras y la época de las castañas.

8. ¡El otoño ya está aquí!

Cuentos de otoño para niños

Autor/a: Albert Asensio

Ilustrador/a: Albert Asensio

En este cuento la ardilla Nin se ha dado cuenta de que ha llegado el otoño. La ardilla se ha percatado de la llegada del otoño pues se ha fijado en algunas características importantes, tales como que los cerezos están perdiendo las hojas y los bosques se tiñen de colores rojos y ocres. Por otro lado, Peludo y Pina, unos compañeros osos, se preparan para el largo invierno que se avecina. Pincho, el erizo, se prepara su refugio con hojas.

9. Poema de viento y hojas.

Recomendaciones de cuentos de otoño

Autor/a: Núria Albertí Martínez

Ilustrador/a: Mercè Galí

Este libro contiene siete poemas sobre el otoño y algunos de sus elementos emblemáticos relacionados con nuestras tradiciones: encontramos poesías que hacen hincapié a características climáticas del final de verano y de la entrada a otoño, aspectos medioambientales más comunes y de castañas y panellets. Los nombres de los poemas son los siguientes: las cartas, al escondite, los panellets, la niebla, el último baño y las estaciones del sol.

10. El otoño del árbol cascarrabias.

Cuentos de otoño

Autor/a: Jordi Sierra

Ilustrador/a: Francesc Rovira

El protagonista de esta historia es el árbol cascarrabias que es el único árbol que vive en la calle de la Paz. El árbol se quejaba constantemente por todo, entre otras cosas, se queja de la contaminación, de los perros que hacen pis en sus raíces o de la señora que ha cortado ramas de sus árboles. Cuando llegaba el otoño, sus hojas se caían y se sentía desnudo, lo cual le hacía sentir muy triste. El árbol cada vez estaba más triste y se fue secando y secando. Como los niños del pueblo no querían que se muriese, se pusieron de acuerdo para pintarlo todo y que ya no se sintiera más desnudo y pudiera volver a ser el mismo de antes. Al día siguiente era el árbol más famoso de la ciudad.